sábado, 7 de abril de 2018

LA CÉLULA

A mi madre.

A mi padre.


Hay tanto dolor en cada célula que el tiempo se hace infinito para disolverlo. Hay tanta emoción en cada palabra que el cuerpo se hace efímero para sostenerla. Este caos maravilloso hacia la nada, donde el sonido del llanto nos deforma, agruma bondad y perdón. “Perdón y gracias son hacia ti lo mismo”. Por eso temblamos. Por eso la histeria rompe los espejos y suplicamos un abrazo, un consuelo inefable que permita. El universo estalla en su lenguaje de gato, en lo sutil e inesperado de un roce de pestaña, en el calor de nana de una madre. Lloramos para secar. Para ir cementeriando el dolor que vive y revive en los descuidos. Esos errores que nos salvan, porque nos hacen, porque somos. Somos perplejidad: una mano que necesita un ojo.

miércoles, 4 de abril de 2018

LA FABRICA



Lo indemostrable se demuestra solo.
El amor tiene mentira propia.
La prohibición hace plusvalía.
Paté con eructo de nicotina.
Salió de la soledad por la puerta giratoria.
Habitamos el pretexto de una cifra.
Finanzas cubistas.
La resignación fabrica experiencia.

martes, 3 de abril de 2018

EL RITMO



Y comprobar que el mundo cabe, que el tiempo gira en ojos que lloran diferente. Quererse es buscar con lo encontrado, tocar la memoria, cambiar los recuerdos de sitio para arrancar el futuro. Comprender tarde la salvación del ritmo, llegar al entusiasmo de los aveces. Querer depende de ti. Tu mano teje la soledad, la entiende y la abandona. La perplejidad prosigue en la caricia sin un orden que imponga la derrota. Mejoramos la mentira en la constancia. Continuamos la abundancia en la pregunta.

miércoles, 28 de marzo de 2018

LA ORILLA


"Tu libertad acaba donde comienza su gilipollez".
Ignatius Farray  
“Yo, como don Quijote, me invento pasiones sólo para ejercitarme”.
Voltaire 
"La gilipollez es imperialismo emocional".
JSP.
 

Decir buenos días empuja los barrotes. La inauguración del hastío con hastío. Hay mínimos que la sangre no tolera y la fiebre es necesaria. Cuando la repetición vulgar de lo vulgar se repite hasta convertirse en asco, el delirio se precipita a pasiones sin rumbo. Cuando se ha sentido la emoción de un verso, un violín roto y las cosas del entusiasmo, el marisco pierde importancia. Llega un momento en que el tiempo toma su lugar y no hay segundo que perder. Y no se cierran los ojos al espejo y el vino se atraganta de sí mismo, reclamando la fiebre obligada sobre la mesa. El hueco, cuaja en vacío. La fiebre es un viaje de ida donde quien regresa ya no vuelve. La presencia es solo un cuerpo que trabaja. La emoción vive en el surco de la idea, la obsesión sensible y entusiasta. No esperes logros en el rito. No llames a quien no escuchas. No preguntes a las respuestas. Piensa quién engendró el “hastaluego”, calla. Busca tu veneno. No salves a quien naufraga. Vuelve a tu orilla.

martes, 27 de marzo de 2018

LA MEDIA



Existe una simpatía de urgencia, una mirada que confía en los ojos, una media hora tolerable. El tiempo necesario para que la palanca arranque las palabras y comience la necesidad de huida. El ojo puede ser un pecho, la recomendación de la memoria o un egoísmo a la fuga. El encuentro es una orilla repetida, un recuerdo que no alcanza su emoción, otra desilusión para salir corriendo. La media hora es la cita del dentista, los quince minutos del médico, los cinco de la paja. Ese compromiso con la memoria que nos avisa de nosotros mismos. Todos tenemos media hora buena, hasta que olvidamos el reloj y nos sale la eternidad y la palabra. La pobreza, con su móvil que suena y su grito por salir, nace con su cerveza nerviosa debajo del brazo. Media hora es suficiente para decirse hasta nunca aunque se dice hasta luego. El tiempo necesario para sentir lo prescindible. Cuando la mentira flojea y el rojo crece nos excedemos y viene la resaca con su mejorhubieraestadoencasa. Así es la media hora: traicionera, necesaria, previsible. Media hora es la media.   

viernes, 16 de marzo de 2018

LA FILOSOFÍA



El cosmético señala.
La pureza reside en lo efímero.
Doctor Horroris Causa por la Universidad de Guantánamo.
Google te dirá quien eres.
La vida tira cuando afloja.
El talento cobra en silencios.
Como poeta era buen funcionario.
Ocultándose vivía tranquilo.
Claudia Shiffer llenaba sus clases de filosofía.

sábado, 24 de febrero de 2018

EL DESPACHO

“Sólo hay alguien que merece todo mi desprecio y es quien siendo consciente es inferior a sí mismo”.
Juan Ramón Jiménez.
El miserable, el monstruo que genera sutiles atropellos, se engendra en lo habitual. Es la palabra tranquila contenida en complejo. Quien no destaca por nada ni para nadie. Quien piensa de puntillas para no despertar la conciencia que vigila desde el privilegio. Pero no hay sueño que cien años dure y el ruido sale del tropiezo de un verso, un vino o un beso. Por eso el mezquino no lee, no bebe y no besa. Porque la embriaguez convoca a los espejos en el cara a cara de los ojos. Dejó de oir el engranaje. El aro quedó atrás troquelado por el pistón de la compra. En la agonía se mata mejor, por eso el piso, el coche y el hijo justifican la conciencia. Por eso vive de puntillas. Por eso la importancia cede, por eso se levanta el miedo con arena de perfil. El mezquino repta poco a poco, porque le asusta lo mayúsculo. Su naturaleza le excluye de la grandeza del oprobio. No encona la molestia ni la caricia porque piensa que desgasta, y olvidó la bondad de los entierros. Es la nariz de la náusea, la arcada que cristaliza en asco. La podredumbre que habita en los despachos.

jueves, 22 de febrero de 2018

EL EXTRAÑO

El único estado de lucidez posible es la perplejidad”
Vicente Romero

Extraño.
Es que nadie,
para qué.
El garfio de la pregunta sujeta los nombres.
Todo al suelo y en el suelo
extraño.
Furtivo en la saliva que señala.
Y el tiempo
con su cuerda de araña,
en la palabra ceniza del cansancio.
Entre las tardes, noche
entre los versos, la ficha
que falta.
Más allá, más adentro
hasta romper el ritmo.
El espacio en cloaca.
Y el paisaje furtivo.
Y la isla del ojo,
a veces jaula,
a veces tarde.
Y a veces golpes de pozo,
sordo en pedernal,
                           llorando al sol.
La cuerda empuja.
El roto embala.
Ajeno,
“no querías nacer”
y en el suelo extraño.

viernes, 2 de febrero de 2018

EL TOTAL



"Lo universal es lo propio; lo de cada uno elevado a lo abstracto".
JRJ
A mi padre,
conde de Orgaz.


-Todos los bancos son bancos de sangre.
-Toda libertad es vigilada.
-Toda red es de pesca.
-Todo matrimonio es de conveniencia.
-Todo trabajo es prostitución.
-Toda palabra miente.
-Toda mentira es falsa.